Cada cierto tiempo me gusta cambiar el estilo del blog. Dependerá de la estación del año, o de mi estado de ánimo. Espero que este sea otro aliciente más para que no me falten vuestras visitas y por supuesto vuestros comentarios, sin ellos el blog se queda a medias. Mil gracias.

30 de septiembre de 2012

Madre e hija


Mientras concluyo el triptico, reproducción de una obra de Klimt,  estoy ensayando algunos dibujos a lápiz. Sobre todo me interesa el rostro y sus diversas expresiones que deduzco basándome en un libro de la editorial Parramón titulado: Como dibujar la cabeza humana y el retrato.
En este dibujo he intentado representar a una madre protectora. La hija viene  huyendo de algo y se refugia en sus brazos. La madre mira desafiante al causante del temor de su pequeña.
En cuanto al parecido físico con la persona que tenía en mente, reconozco que no es demasiado, aunque sí la actitud. De todas formas, se lo dedico a mi hermana Pepi y a mi sobrina María José.

25 de septiembre de 2012

Fragmentos









Este último mes he estado trabajando en un tríptico al cual le corresponden estos tres fragmentos que aquí os muestro. La ventaja de reproducir buen arte, es que cualquier parte de él ya puede de por sí formar una obra, y si no comprobadlo: ¿A que parecen cuadros abstractos?
Cuando estén completados comprobaremos el resultado. De momento...¿Adivináis de qué obra se trata?

1 de septiembre de 2012

Retrato

Con el permiso del modelo y  la intención de compararlo con el anterior carboncillo, os muestro este retrato realizado con la misma técnica pero hace bastantes años,  lo cual demuestra que la falta de práctica perjudica enormemente a la calidad del trabajo. 
Es el único retrato terminado que tengo y aunque me apasiona dibujar rostros humanos, encuentro una gran complejidad a la hora de captar, más que el parecido en la fisionomía, el espíritu interior del modelo. Creo que será cuestión de practicar. Pues estoy en ello...

Gracias a los que me dedicáis un poquito de vuestro escaso tiempo.