Cada cierto tiempo me gusta cambiar el estilo del blog. Dependerá de la estación del año, o de mi estado de ánimo. Espero que este sea otro aliciente más para que no me falten vuestras visitas y por supuesto vuestros comentarios, sin ellos el blog se queda a medias. Mil gracias.

4 de abril de 2013

La madrecita

El motivo de este dibujo es una foto de los sobrinos de un buen amigo que un día la colgó en facebook, y a mí me encantó por la expresión de la niña, por la postura y por la forma en que acoge a su pequeño hermano. La veo como una  madrecita dispuesta a dar todo el cariño del que es capaz.
Espero que a su tito, si la ve, no le parezca mal.
                                   *****

Este es uno más de los ejercicios de rostros y figuras que últimamente estoy haciendo.
Practicaré, practicaré...¡Hasta que aprenda!
Un saludo y gracias por seguir ahí.

10 comentarios:

  1. Antonia:
    El dibujo está muy bien hecho, de modo que no veo cómo no podría gustar.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Arturo, pero a veces quien conoce muy bien al modelo no le encuentra parecido cuando éste se refleja en un dibujo. De todas formas esta imagen me gusta por la composición, aparte de los niños, que en la foto son preciosos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. la verdad es que es muy bonito, Antonia. Hay una gran dulzura pese a ser un trabajo en "gris" y has conseguido que los retratados se nos presenten naturales y relajados en la pose. El bebé es precioso y creo que lo es por su simplicidad. Creo que ese menos es más, es lo que realmente funciona en los retratos de los niños (como diría el maestro Parramón, cualquier pequeño exceso acaba conviertiendose en arruga y conviertiendo un niño en un viejo). En este caso, quizá la zona del nasogeniano de la niña podría haber estado menos definida. La exresión de los ojos, los mofletillos, el pelo, todo lo demás y el conjunto en sí, me parece precioso y un muy buen trabajo, Antonia. Partir de una fotografía con encanto es, en cierto modo, un problema. El público no suele entender que un retrato -pictóricamente hablando- es algo diferente al mero hecho de copiar una fotografía. Yo creo que tu retrato capta la psicilogía de los retratados y del momento, y eso, sí que es difícil. y a mí, desde luego, me gusta.

    Abrazotes

    ResponderEliminar
  4. Tu opinión me anima. Para un parecido perfecto ya está la fotografía, el dibujo es otra cosa, y los que pintamos algo siempre estamos intentando ver más allá, como en aquellos libros de 3D. Ver a través de los ojos o de la boca, conseguir la pose o la expresión más adecuada para lo que queremos transmitir. En este caso, la foto ya estaba hecha y los consejos del maestro Parramón ayudaron enormemente. Los tuyos también cuentan y de hecho suavicé la línea de la zona de la nariz y la boca de la niña pero al ser una sonrisa tan abierta creo que perdía expresión, pero lo tendré en cuenta para la próxima.
    Un beso muy fuerte.

    ResponderEliminar
  5. Es un retrato entrañable, es el mundo de la inocencia, de la confianza y amor. Es la personificación de la conciencia pura que todos tuvimos un día. A él le dedico esta poesía de Rabindranath Tagore, titulada “Encuentro con la Inocencia” y que dice así:

    ¿De donde he venido? ¿De dónde me tomaste?
    Esto pregunto el bebé a la madre.
    Ella respondió un poco llorando, un poco riendo,
    Y apretando a su hijo contra el pecho dijo:
    Estabas escondido en mi corazón,
    Como un deseo, mi cielo.
    Estabas en mis juegos infantiles de muñecas
    Y luego con arcilla modelé la imagen de mi dios, cada mañana.
    Te hice y te deshice en ese momento.
    Estabas en el vientre de nuestra divinidad hogareña,
    Y al adorarla, te adoraba a ti.
    En mis esperanzas y amores,
    En mi vida y en la vida de mi madre, has vivido tú.
    En el cuenco espiritual de nuestro hogar, fuiste cuidado por siglos,
    Y cuando en mi juventud, mi corazón abrió sus pétalos,
    ya rondabas como una fragancia,
    Tu ternura floreció en mi juvenil esencia.
    Como un resplandor en el cielo, como un amanecer.
    El primogénito querido del cielo me guisó de la luz de la mañana.
    Haz flotado por la corriente de la vida del mundo,
    y finalmente te quedaste en mi corazón.
    Contemplo tu rostro y el misterio me invade,
    Tú que a todos perteneces, ahora eres mío
    y por miedo a perderte, te abrazo contra mi pecho.
    ¿Qué magia ha atrapado el tesoro del mundo en éstas manos mías?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bellísimo y muy profundo! Gracias querida amiga.

      Eliminar
  6. He estado viendo algunos de tus cuadros, y me han encantado, sinceramente son maravillosos. Ojalá supiera yo pintar así!!

    Un abrazo grande,

    Eva.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias María Eva, pero por favor no pintes porque si no, no escribirías ¿Verdad? ¡Me encantan tus relatos! Y desde aquí recomiendo tu blog. Abrazos.

      Eliminar
  7. Querida Antonia y el blog....solo daros las gracias por ese dibujo y los comentarios para/con la artista!!!! Yo solo te voy a dar las gracias por ponerme unas pocas lagrimas en los ojos al ver que has retratado a mi Jimena y mi Alejandro...gracias...que bien que vienes prontito a vernos!!! un beso

    ResponderEliminar
  8. ¡Por fin el tito de las criaturas! Ya ves mi atrevimiento, temiendo estaba que no te pareciera bien, pero por fin todo aclarado. Deseando verte que estoy. Mientras tanto recibe un abrazo de los fuertes.

    ResponderEliminar