Cada cierto tiempo me gusta cambiar el estilo del blog. Dependerá de la estación del año, o de mi estado de ánimo. Espero que este sea otro aliciente más para que no me falten vuestras visitas y por supuesto vuestros comentarios, sin ellos el blog se queda a medias. Mil gracias.

31 de enero de 2012

Despedida del mar



Por más que intente al despedirme
guardarte entero en mi recinto
de soledad, por más que quiera
beber tus ojos infinitos,
tus largas tardes plateadas,
tu vasto gesto, gris y frío,
que al volver a tus orillas
nos sentiremos muy distintos.

Nunca jamás volveré a verte
con estos ojos que hoy te miro.

(...)
¡Y que ahora tenga que dejarte
para emprender otro camino!...






El poema de José Hierro le da título a este cuadro inspirado en "Mirando al mar".
En este enlace podéis encontrar la poesía completa y otras más de dicho autor:

2 comentarios:

  1. Antonia, ahora me pones en un dilema porque cielo y mar en esta pintura me encantan. Los azules del agua son más sosegados y me transmiten una gran nostalgia, un estado de ánimo, una soledad diferente que está en el ambiente. Un adios quizá más profundo, quizá un adiós que no lo quisiera ser...
    Abrazote griposo

    ResponderEliminar
  2. Los adioses que no quieren ser, siempre se hacen de frente, para poder recordar con todo detalle aquello de lo que te despides. La idea siempre es volver a contemplarlo aunque como dice el poema, "nunca con estos ojos que hoy te miro".
    Y si no, que le pregunten a la protagonista del cuadro.
    Gracias Margarita por tu comentario, siempre oportuno.
    Un beso y mejórate.

    ResponderEliminar