Cada cierto tiempo me gusta cambiar el estilo del blog. Dependerá de la estación del año, o de mi estado de ánimo. Espero que este sea otro aliciente más para que no me falten vuestras visitas y por supuesto vuestros comentarios, sin ellos el blog se queda a medias. Mil gracias.

21 de marzo de 2012

Retoques en "Despedida del mar"


Comenzar un cuadro es emocionante: tienes en la cabeza lo que quieres hacer, los colores que vas a aplicar al lienzo, la idea final de cómo quedará dicho cuadro. Pero ocurre que las cosas no pasan tal y cómo las planeamos y demasiadas veces el resultado no es el que habíamos previsto. Esto es lo que pasó con "Despedida del mar". Tenía un enorme interés en que quedara perfecto, pero la perfección no existe. Únicamente podemos perseverar una y otra vez en la elaboración de la obra y a veces hay que contemplarla detenidamente durante varios días e incluso semanas para saber qué es lo que falla. Para saber por qué no la consideramos terminada. De aquí se deduce la dificultad que tengo para concluir un cuadro.
En este caso he decidido suavizar los pliegues de la tela de la blusa, creo que queda mejor así. De cualquier forma he dejado la imagen anterior para poder comprobar la diferencia entre los dos.
Os doy las gracias por dedicar parte de vuestro tiempo a leer y ver mis pinturas.

2 comentarios:

  1. Antonia, una vez me preguntaron -con cierta saña-que cuándo daba por terminado un cuadro. Y yo le contesté: intento acabarlo antes de que él me lo pida... mi interlocutor me miró un tanto desconcertado. Creo que no llegó a darse cuenta de que lo que intentaba decirle es que la perfección puede acabar matando la frescura. Creo que ahora la camisa resulta más suave, incluso más luminosa, que el trabajo ha ganado en luz pero no sé si ha perdido parte de la fuerza que tanto me gustó como identidad del Norte y como símbolo de fortaleza ante la aparente fragilidad de la delgada modelo...De todos modos, eres tú quien sabe qué siente, qué quiere transmitir...
    Yo también castigo mis cuadros una semana contra la pared, jee, después de eso es cierto que se aprecian cosas que antes no se vieron. Ahí hay que decidir... entre todo lo que se podría hacer pero confieso que suelo arreglar solo una cosa de las muchas que pueda encontrar (otra vez decidir, grr) aquello que creo realmente importante y, una vez los doy por acabados, aún sabiendo de sus defectos, no los vuelvo a tocar. Esos errores encontrarán solución a través de otros trabajos.

    Para estar de ordenador prestado, estoy abusando. Lo de abreviar no es lo mío. Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Margarita por el ánimo. Espero que a través de otros trabajos pueda llegar a la perfección que pretendo y queden solucionados los actuales. Pero ocurre que a veces tengo ideas que no se resolver técnicamente, lo que me lleva a insistir una y otra vez en el mismo tema. La ilusión que tengo en este asunto de la pintura es lo que me mueve a seguir y por supuesto lo que como tu dedican un tiempo a ver mis pinturas y aportar su válida experiencia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar