Cada cierto tiempo me gusta cambiar el estilo del blog. Dependerá de la estación del año, o de mi estado de ánimo. Espero que este sea otro aliciente más para que no me falten vuestras visitas y por supuesto vuestros comentarios, sin ellos el blog se queda a medias. Mil gracias.

2 de abril de 2012

Madonna romana


Resultado de mi vena mística es esta Madonna procedente de la basílica romana de San Clemente. La visita a este templo -que costó encontrar- estuvo motivada por la existencia en su ábside de un mosaico cuyo fondo era parecido al de la obra "El árbol de la vida" de Klimt. No se podía hacer fotos así que compré unas postales y cuando las miraba, mis ojos se volvieron hacia una virgen desprovista de adornos, con un manto azul y con una expresión serena. Me gustó y la compré. Una vez en casa pensé que debería plasmarla en un lienzo y con temor inicié los primeros bocetos. Ya planteada, decidí dejarla unas semanas, porque me gustaba tanto que no quería terminarla. Estos días le he puesto fin a la obra y os muestro el resultado.
Para su realización he atendido los consejos de mi padre y he usado el blanco mezclado con amarillo Nápoles y creo que queda mejor. El azul que tanto me gustó no lo he podido componer. Esto es debido a que durante el tiempo que fue pintada esta obra, el azul provenía del lapizlázuli, un color muy caro pero muy efectivo. El color rosa del vestido lo he elaborado con carmín garanza, mezclado con una pizca azul ultramar y sombra natural y en la parte del manto blanco he hecho lo que he podido. Si encontráis algún aspecto que pueda ser mejorable, el blog está para eso.
Mil gracias a l@s seguidores.



2 comentarios:

  1. Antonia, me encanta. Es una preciosidad. Las carnaciones, las telas, esas manos, todo es muy, muy hermoso. Luego, mirando el paso a paso, he visto que en el primero la cabeza está más inclinada hacia abajo y los ojos cerrados. Eso, junto a la luz le confieren a la imagen un carácter íntimo, como si pudiera leer a través de ese recogimiento, como si ella recibiera e irradiara una gran Luz interior. No sé si te habrás planteado hacer otro cuadro con esta visión primitiva en la que encuentro tanta fuerza y que, quizá, encierra más de lo que parece, lo que realmente tú sentiste, ese impulso inicial, quizá menos fiel pero fuerte, latente, vital que, a veces, se queda en el camino al seguir fielmente el modelo. Antonia, puedes matarme si quieres, por decirte esto ante esta preciosidad que nos enseñas, pero bueno, a fin de cuentas si no lo haces tú lo hará mi abnegado amigo prestaordeandores...

    Abrazotes
    PD: no sé que pasa con blogger. El caso es que esta mañana te dejé un comentario similar a este y hasta lo vi publicado. Algunos blogueros me dicen que les está pasando lo mismo. Les llega el comentario pero luego, en el blog, no aparece. Ya me dirás.

    ResponderEliminar
  2. Es verdad Margarita, hay problemas con los mensajes. Yo he recibido dos en el correo y solo aparece este. Bueno, espero que se solucione.
    También estoy de acuerdo con tu observación a cerca de la primera pintura. Me ocurre casi siempre, me parece mejor la primera pero no considero el cuadro terminado porque apenas tiene pintura, solo un esbozo. Luego en sucesivas capas se va cambiando y a veces tanto, que deja de gustarme. Creo que podría aplicar una capa de óleo antes de comenzar a dibujar con la idea de que pueda quedar algo del primer impulso, que como tú sabes es el que se hace con más ilusión y entusiasmo. También me ocurre que no aplico demasiada pintura de una sola vez y para que tome cuerpo debo darle otras capas. ¡Claro! Todo depende del motivo a representar.
    Tomo nota de tu propuesta y gracias por esa crítica constructiva que tendré en cuenta.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar