Cada cierto tiempo me gusta cambiar el estilo del blog. Dependerá de la estación del año, o de mi estado de ánimo. Espero que este sea otro aliciente más para que no me falten vuestras visitas y por supuesto vuestros comentarios, sin ellos el blog se queda a medias. Mil gracias.

3 de mayo de 2012

Paseo por la orilla del mar


Alguien me ha propuesto reproducir una obra de Sorolla. Un artista al que admiro por su obra y por su trayectoria personal. Preocupado por la situación social y amante de su familia a la que no duda en inmortalizar, siendo su principal fuente de inspiración. Me impresionó el que le dedica a su mujer, Clotilde y que titula "Maternidad". La sencillez de la composición y el efecto, solo puede partir de una persona sensible y a la vez genial como pintor.


Pero no es esta la imagen en cuestión sino la titulada "Paseo a orillas del mar". Es de suponer el enorme respeto cuando no miedo, que me causa su iniciación, pero al fin ya puedo mostrar algunas fases por las que atraviesa el cuadro. 
Esta vez utilizo un método distinto: aplico unas capas de guesso y respetando los contornos, una capa de óleo con una paletina. La idea es no tener que dar demasiadas capas posteriores para no desvirtuar la frescura de la imagen y siguiendo algunos consejos.
Desde el principio he encontrado algunas dificultades teniendo en cuenta el entorno: una playa con viento. En este caso tengo que centrarme en los volúmenes porque cuando estos están en movimiento los contornos no existes y si se definen quedaría muy estático. Pues ese es el problema que en teoría parece  fácil; la dificultad radica en ponerlo en practica e intentar resolver esas figuras en movimiento. No estoy segura de que así sea pero haré lo imposible para asemejarlo al original. Por la admiración que le tengo Sorolla.

4 comentarios:

  1. Fantástico y como siempre gracias por las imágenes de casi paso a paso. Sigo aprendiendo.
    Besin

    ResponderEliminar
  2. Pues me alegra enormemente que estas cortas explicaciones te sirvan de algo. Sin duda pueden servir de orientación pero si tienes algún problema en relación con la pintura y está de mi mano ayudarte lo haría encantada.
    Mil gracias y un beso por seguir ahí.

    ResponderEliminar
  3. Pues creo que va muy bien. Y creo, también, que está bien que lo hagas de otra manera. Pienso que dejar tu impronta, hacer de otra manera, a tu manera, es más honesto y proporcionará tu propia forma de sentir el cuadro, dado que alcanzar al maestro, ponerse en cómo sintió y vivió aquel momento, por muy bien que se haga, es imposible.

    No sé si has vistidado la casa museo de Sorolla -yo también lo admiro profundamente- en Madrid. A mí, me encanta ir por allá, me resulta altamente inspirador. Ni te digo ya, cuando visité la exposición en el Prado: al llegar y encontrarme ante aquel primer panel, INMENSO -el de Castilla- de los que hizo para la Hispanic Society, me emocioné tanto ante aquella inmensidad en la que cada trozo de aquel todo podía ser por si mismo un cuadro perfecto, tanto por tema como en su composición, que me puse a llorar.

    Abrazotes

    ResponderEliminar
  4. Gracias Margarita espero que el resultado sea bueno, de momento estoy disfrutando de lo lindo: intento imitar las pinceladas del maestro; considero que es una forma de aprender, aunque por supuesto el resultado será distinto y así lo espero, porque si no me daría hasta miedo.
    La casa-museo de Sorolla quiero visitarla cuanto antes. Tiene una página web que está bastante bien http://museosorolla.mcu.es/ pero nada comparable a la visita en vivo y en directo. Lo tengo pendiente.
    La emoción que provoca Sorolla, lo hace tanto por su forma de pintar como por los temas elegidos. ¡No me extraña que lloraras al contemplarlo!
    Besosss

    ResponderEliminar